Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

20 Sep 201907:29

h Avatares

Salvador Medina (Valhalla): “El reto en la relación universidad-empresa es crear puentes bidireccionales con retos tangibles”

19 Nov 2018 — 04:55
Amelia Pijuán
Compartir
Me interesa

El cofundador de Valhalla explica, junto a su socia Inés Maqueda, que cada vez se están ajustando más las expectativas entre la empresa y la Universidad.

Salvador Medina (Valhalla): “El reto en la relación universidad-empresa es crear puentes bidirecciones con retos tangibles”

 

 

La Universidad en un lado, la empresa en el otro y, uniéndolos, un puente cuyos cimientos son cada vez más sólidos. Una mayor interacción entre una y otra es una de las demandas del sector digital, que aboga por mayores sinergias en el campo de la investigación y acusa una falta de talento importante.

 

“El principal reto en la relación entre la Universidad y la empresa es crear puentes bidireccionales con retos tangibles -explica Salvador Medina, cofundador y consejero delegado de Valhalla, a Kippel01-; las compañías están haciendo muchas cosas con las universidades y no se está contando”.

 

Valhalla es una empresa que tiene como objetivo acercar a la empresa a la Universidad (y no a la inversa). “A las compañías también les toca tener esa apertura y ver que en la Universidad hay talento, capacidad de innovación, investigación, proyectos… Hay oportunidades magníficas”, señala Medina.

 

 

 

 

Detrás de Valhalla se encuentran Medina, que estuvo al frente del proceso de internacionalización de Santander Universidades; Inés Maqueda, actual managing partner, quien también formó parte del equipo de Santander Universidades (participando en la definición y lanzamiento de proyectos internacionales); y Pepe Chamorro, socio de la compañía y consejero delegado de Tribal Worldwide.

 

Valhalla articula sus servicios en cuatro áreas: servicios de consultoría tanto para universidades como para empresas, soluciones tecnológicas que dan respuesta a las necesidades de las universidades, aceleración de start ups cuyo origen sea la Universidad, y el diseño y conceptualización de espacios de innovación.

 

La compañía nació, según cuentan Medina y Maqueda, en un momento en el que el contexto era propicio. “Vimos una oportunidad de acompañar a las universidades en un momento en el que realmente querían hacerlo, por lo que hace cinco o seis años hubiera sido inviable crear Valhalla”, explican.

 

 

 

 

Los cofundadores de Valhalla defienden que, desde hace un tiempo, las expectativas entre la empresa y la Universidad se están ajustado, al mismo tiempo que lo hace la capacidad de ejecución de la primera con la demanda de la segunda. Aun así, ambos directivos sostienen que es necesario “mejorar la comunicación de ambas partes para poner en valor los proyectos que se están realizando”.

 

La empresa tiene que explicar que no es una cuestión de responsabilidad social corporativa -indica Medina-; sino que hay un beneficio real, un impacto en la cuenta de resultados, en la imagen de la compañía, en la relación con sus clientes, con sus proveedores, etc.” Su socia Maqueda incide también en que la Universidad también debe ser capaz de comunicar su impacto en la sociedad.

 

Otra de las propuestas de los fundadores de Valhalla pasa porque la empresa tenga una unidad dedicada a detectar capacidades reales de la Universidad de aportar innovación a corto plazo, no sólo como mecanismo de captación de talento, sino como herramienta para desarrollar proyectos.

 

 

Escasez de talento y financiación

La dificultad por encontrar talento viene siendo una de las principales preocupaciones del sector en los últimos años y la Universidad juega un papel esencial en este caso. Reducir las distancias entre esta y la empresa, por tanto, puede resultar clave.

 

Lo vemos cada vez más, las universidades están haciendo un esfuerzo por cambiar su modelo de educación hacia carreras más específicas porque están atajando una demanda real de alumnos”, expone Maqueda. Al final, indican los dos directivos, es una cuestión de tiempo para que la demanda de las empresas y la oferta de las universidades acaben encontrándose.

 

¿Y quién paga la fiesta de la relación entre empresa y Universidad? Le toca pagar a las compañías. “Hay graves problemas administrativos para contratar proyectos de las universidades públicas -explica Medina-; pero no se pueden no hacer proyectos con la Universidad pública, donde hay un talento brutal, porque no haya financiación”. Por eso, afirma el consejero delegado de Valhalla, es necesario convencer a las compañías que sean ellas quienes financien estos proyectos.

 

Presumo que, en los próximos años, cada vez más empresas se van a acercar a la Universidad”, apostilla Medina. ¿Una propuesta? “Que cada una de las 35 compañías del Ibex tuviera una unidad específica para aprovechar al máximo la relación de la empresa con el mundo de la educación”, concluye.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...