Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

16 Oct 202101:57

h Empresa

Menos activos, más servicios pero: ¿reducen las ‘telecos’ su deuda?

17 Oct 2018 — 05:00
A. Pijuán
Compartir
Me interesa

La deuda financiera neta de las grandes empresas europeas de telecomunicaciones superaba los 200.100 millones de euros a cierre de junio, un 3,2% más que en diciembre de 2017. El pago de dividendos ha influido en el incremento de este indicador.

Menos activos, más servicios pero: ¿reducen las ‘telecos’ su deuda?

 

Reducir deuda. Este es el mantra que los grandes players europeos del negocio de las telecomunicaciones llevan años abanderando, un objetivo que no siempre se antoja fácil cuando el nivel de endeudamiento se contabiliza en miles de millones. A cierre de junio, la deuda financiera neta agregada de los gigantes del sector ascendía a 200.113 millones de euros, lo que representa un incremento del 3,2% en comparación con diciembre.

 

Las compañías de telecomunicaciones están inmersas en un proceso de cambio de paradigma, una transformación que pasa por proporcionar un valor añadido más allá de sus servicios de comunicaciones, poco diferenciables entre sí. Procesos como la virtualización de las redes, que está en sus primeras fases, la compra de licencias 5G o la adquisición de los derechos del fútbol son muestra de ello.

 

La histórica inversión en infraestructuras, la recuperación del pago del dividendo a sus accionistas, el despliegue de redes o las operaciones corporativas han superado, en muchos casos, a los intentos de estas empresas de reducir su deuda mediante la venta de activos o la emisión de bonos.  

 

 

 

 

A cierre de junio, solo Telefónica, Vodafone y Telecom Italia habían conseguido contraer su nivel de apalancamiento entre diciembre y junio. En el caso de la primera, la deuda financiera neta se situaba en 43.593 millones de euros, un descenso del 1,4% en seis meses.

 

 “Telefónica ha dejado atrás el pico de inversión -aseguraba Laura Abasolo, directora financiera de Telefónica, a Expansión-; hemos hecho la mayor parte de la inversión de fibra en España y en Latinoamérica hemos industrializado la mayor parte del proceso aprovechando la experiencia de lo realizado en España”.

 

La teleco mantiene una de las deudas más elevadas de toda Europa en términos absolutos, solo por detrás de Deutsche Telekom, que concluyó junio con un endeudamiento de 54.772 millones de euros debido al pago de dividendos, la adquisición de Layer3TV (entre otras compras) y al programa de recompra de acciones de T-Mobile US.

 

 

 

 

Telecom Italia, en cambio, redujo su nivel de endeudamiento desde 26.091 millones de euros a cierre del ejercicio 2017 a 25.141 millones de euros, lo que representa una contracción del 3,64%. A mediados de junio, la compañía acordó el despido de 4.500 trabajadores y la reducción de salario de otros 30.000, medida que se haría efectiva mediante una rebaja equivalente de horas de trabajo. Su máximo directivo, Amos Genish, había asegurado en marzo que el recorte de la deuda está previsto en el plan de negocio de Telecom Italia para el periodo 2018-2020.

 

También Deutsche Telekom recurrió a la tijera para reducir costes y mejorar sus cuentas financieras. La empresa anunció el recorte de 10.000 empleos hasta 2020 a través de T-Systems, su filial de tecnologías de la información y servicios informáticos. El ahorro previsto es de 600 millones hasta 2021.

 

El operador germano, además, realizó una emisión de deuda a quince años por un importe de 250 millones de euros. Por otro lado, durante el segundo trimestre colocó eurobonos valorados en 2.900 millones de euros y deuda en el mercado estadounidense por 1.750 millones de dólares.

 

 

 

 

Vodafone, por su parte, cerró junio con una deuda financiera neta de 31.469 millones de euros, la misma cifra que a cierre de diciembre. Bajo la batuta de su nuevo consejero delegado, Nick Read, la compañía ya ha puesto sobre la mesa la venta de una parte de sus torres de telefonía móvil en Europa.

 

A su vez, la compañía está en pleno proceso de compra de varias filiales de Liberty Global, activos valorados en 18.000 millones de euros. Read prevé que la venta de activos, sumado a la mejora del beneficio, contribuya a reducir el endeudamiento de la teleco británica.

 

BT, que también ha iniciado un intenso proceso de reestructuración, mantenía una deuda de 11.227 millones de libras, frente a los 9.627 millones de libras con los que cerró en diciembre. En marzo, Moody’s rebajó la calificación de la teleco británica de Baa1 (aprobado alto) a Baa2 (aprobado) por el “declive de la demanda” en su sector.

 

Los analistas apuntaban también que la empresa estaba expuesta a un “riesgo significativo” ante sus planes de aumentar la inversión en infraestructuras de fibra óptica, aunque preveía que pudiera volver a mejorar su calificación si “el rendimiento operativo subyacente y la generación de flujo de caja mejoran de forma sustancial”.

 

 

Un ratio de apalancamiento de 2,8 veces en 2018

Las predicciones de Moody’s para el cierre del presente ejercicio apuntan que el ratio de apalancamiento medio de las operadoras de Europa se situará en 2,8 veces, una décima inferior al 2,9 veces de 2017. Las estimaciones de la agencia de calificación señalaban también que las telecos van a prefinanciar los vencimientos de deuda de, por lo menos, dos ejercicios.

 

A cierre de junio, la ratio de deuda financiera neta de Telefónica sobre su resultado bruto de explotación (oibda) era de 2,68 veces. El endeudamiento proforma de Vodafone se elevará hasta 3 veces ebitda debido a la emisión de bonos para financiar la adquisición de los activos de Liberty, mientras que la ratio de Orange se situaba a cierre de junio en 1,96 veces ebitda.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...