Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

13 Dic 201806:51

Blog
Millennial resentido

Os voy a borrar a todos

Os voy a borrar a todos

Hola, hace tiempo que no mostraba mi resentimiento ante todos vosotros, adalides de la transformación tecnológica y digital de nuestros días, señores de las start ups que van a cambiar el mundo, inversores en ciencia, tecnología, conocimiento… A todos vosotros, pequeños Steve Jobs de pacotilla, os voy a borrar a todos. Sí, os voy a eliminar, deletear, suprimir y vaciar de la papelera de reciclaje, y lo voy a hacer justo antes de irme de vacaciones, así, por hacer limpieza.

 

Que de qué va este millennial tan quejoso, os preguntaréis. Pues mira, estoy un poco hartito de todos vosotros, señores de la tecnología que nos tiene que cambiar la vida y hacer del mundo un lugar mejor. Me estáis matando del estrés.

 

Sé que no es culpa de todos vosotros, pero alguno tendrá algo de culpa y no me importa que, de vez en cuando, paguen un poco justos por pecadores. Además, no tengo a ningún otro techie cerca con quien despotricar.

 

La cuestión es que tengo que eliminar cosas de mi vida tecnológica y, si pudiera, empezaría por vosotros, ¡culpables! O eso o, por favor, dadme más espacio en mi vida tecnológica, porque está claro que es claramente insuficiente.

 

Sólo despertarme esta mañana mi Samsung que va un poco justito ya de velocidad (tiene un año, es un anciano el pobre) me dice que no puede actualizar las apps porque no hay suficiente espacio en el dispositivo. Y un rato más tarde que ni siquiera puede sincronizar el Calendar de Google porque no hay espacio. Whatsapp no puede hacer su copia de seguridad. Y todo a la vez. Perdonad, colegas, pero no tengo tiempo ahora de borrar memes de Whatsapp.

 

Segunda en la frente: llego al trabajo y mi bandeja de entrada me amenaza con no dejarme recibir más emails. El nefasto sistema de Gmail para buscar y eliminar correos con adjuntos me requerirá unas cuantas horas de trabajo de limpieza si no quiero que, a la vuelta de vacaciones, simplemente no pueda recibir ningún otro email.

 

Y lo último del día, para redondear, mi sobremesa HP comprado hace sólo un año me advierte de que queda poco espacio en el disco duro. El terabyte de Dropbox (pagado, claro) está a medias, y eso que los archivo están en cualquier centro de datos perdido bajo una montaña cualquiera a miles de kilómetros. Eso sí, el disco duro de mi maquinón en local no puede con tanto documento.

 

¿Pero esto qué es? En los 90 Internet iba a pedales, se caída cada vez que alguien levantaba el teléfono y no había quien enviara un archivito. Y hoy, tres décadas después, estamos como tontos porque no tenemos gigas para un uso ordinario de un ordenador, un móvil y una cuenta de correo. ¿Progresamos? No mucho, amigos.

 

 

Me voy de vacaciones. Vosotros no deberíais, o al menos no sintiéndoos orgullosos.

...