Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

20 Jul 201818:33

Blog
María Gutiérrez

El dinero se ve con la mente

El dinero se ve con la mente

¿Conoces a alguna de esas personas que parece que sacan dinero hasta de debajo de las piedras? ¿Y alguna de esas otras que parecen tener diarrea financiera?


Por mi experiencia, el segundo grupo es mucho, mucho más numeroso y, para el sistema, es genial que sea así, pues posibilita que existan los primeros. Sí, consumistas hacen capaz el hecho de que algunas personas se forren. Son como la cara y la cruz de una moneda: ambas tienen que existir.


Te reconozco que, aunque llevo montando negocios desde los quince años, pasó un tiempo hasta que fui capaz de diferenciar ambos tipos de personas y aprender de ambas. De los segundos aprendí dos cosas: cómo evitar replicar su comportamiento para poder conservar mi dinero el máximo tiempo posible de forma que me sea lo más útil posible. De los primeros aprendí a ver el dinero con la mente, no con los ojos, para saber cómo conseguirlo.


Desarrollar un modelo de negocio consiste en diseñar un flujo de dinero en el que el resultado es positivo. Parece sencillo, pero no suele serlo. Hay demasiadas variables a tener en cuenta. Tantas que lo normal es que se te escape alguna y el modelo sea inviable aunque aún no te hayas dado cuenta. Porque, precisamente, el problema está más en lo que no sabes que en lo que sabes.


La experiencia es un grado cuando se trata de montar un negocio. Los errores anteriores funcionan como farolillos rojos a evitar. Pero, ¿y qué pasa con los errores que aún no has cometido? Es difícil esquivar un problema que aún no sabes si lo tienes o que no se te ocurre que puedas tener. Se hace imprescindible entonces encontrar otra fuente de aprendizaje que tu propia experiencia: la de otros.


Las personas que ya recorrido el camino que tú pretendes seguir son una fuente de valor incalculable porque tienen su mente más experimentada para ver el dinero y cómo se mueve. Los flujos de pasta se dibujan en su imaginación y, además de eso, son capaces de tomar forma de esquemas que comparten con los demás.


Con la experiencia y el aprendizaje continuo voy entrenando mi visión mental del dinero. Además de divertido, es gratificante en muchos sentidos. Te animo a que empieces ese camino, si es que no lo has hecho ya. No dudes en contactarme si quieres compartir la experiencia.

...