Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

24 May 201913:28

h Empresa

ACS desmantela la filial con la que vendió su participación de Yoigo a MásMóvil

12 Dic 2017 — 05:00
A. Pijuán
Compartir
Me interesa

La constructora de Florentino Pérez ha decidido disolver la sociedad ACS Telefonía Móvil por “cuestiones técnicas”. El grupo continúa vinculado a MásMóvil a través del acuerdo de deuda convertible que pactaron en 2016.

ACS desmantela la filial con la que vendió su participación en Yoigo a MásMóvil

 

Primer paso: venta de su participación en Yoigo. Segundo paso: renegociación del acuerdo con MásMóvil. Tercer y último paso: liquidar la filial a través de la que se completó la operación. Pocos meses después de que ACS llegara a un acuerdo con el cuarto operador de telecomunicaciones para refinanciar la deuda generada por la adquisición de las acciones y los créditos participativos de Yoigo, la constructora de Florentino Pérez ha decidido desmantelar la filial ACS Telefonía Móvil.  

 

El movimiento es “una cuestión técnica”, según han explicado a Kippel01 desde la propia empresa. Según consta en el Registro Mercantil, la filial estaba controlada por ACS Actividades de Construcción y Servicios, que ha sido la misma que ha procedido a liquidar la subsidiaria de forma voluntaria.

 

Desde ACS han asegurado que el desmantelamiento de esta sociedad no afecta en ningún sentido a su relación con MásMóvil. El pasado julio, la constructora y la compañía de telecomunicaciones renegociaron el acuerdo de deuda convertible. En este se recogía que la subida del precio de la acción supondría un incremento del valor de los instrumentos derivados, lo que provocaría un efecto negativo en la cuenta de pérdidas y ganancias y en el patrimonio neto de MásMóvil.

 

 

 

 

Ante ello, ambas empresas optaron por “cristalizar” en ochenta millones de euros el posible pago contingente, que inicialmente estaba previsto para 2020. En las últimas cuentas presentadas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv), MásMóvil registró un impacto negativo de 141 millones de euros por el acuerdo con ACS.

 

ACS Telefonía Móvil fue constituida en abril de 1987 bajo la denominación Gadivesan. Posteriormente fue renombrada como ACS Sonera Telefonía Móvil y ACS Telefonía Móvil. La principal actividad de la sociedad, que no tiene a ningún trabajador en plantilla era, básicamente, “la tenencia de acciones” de Xfera Móviles (actualmente conocido como Yoigo).

 

¿Cómo se fraguó la operación de venta a MásMóvil? En junio de 2016, ACS Telefonía Móvil acordó con la empresa de telecomunicaciones la venta de la totalidad de sus acciones y sus préstamos participativos en Xfera Móviles, de la que poseía un 17% de su capital. La contraprestación a dicha venta fue la emisión de un préstamo convertible por un importe máximo de 200 millones de euros.

 

 

 

 

De estos, 120 millones estaban garantizados por un aval bancario y el resto estaba condicionado a una serie de cláusulas de negocio relacionadas con la compañía que capitanea Meinrad Spenger. Según consta en los documentos corporativos de la constructora, el valor en libros a 30 de junio de 2016 ascendía a 198,37 millones de euros.

 

Yoigo nació en el año 2000 de la mano de ACS, Vivendi, FCC y Sonera, quienes ganaron la concesión de la cuarta licencia de telefonía móvil 3G UMTS. El retraso en el lanzamiento de esta tecnología y otros problemas tecnológicos y de mercado provocaron que la empresa permaneciera sin actividad comercial durante varios años. De hecho, no fue hasta 2006 cuando la compañía salió al mercado tras la entrada de TeliaSonera en el capital y fue renombrada como Yoigo.

 

En el momento de la venta a MásMóvil, la estructura accionarial de Yoigo se repartía de la siguiente forma: ACS poseía un 17%, Telia un 76,56%, FCC poseía un 3,4% y el 3% restante estaba en manos de Abengoa. El cuarto operador de telecomunicaciones adquirió el 100% de las acciones por 612 millones de euros (deuda incluida).

 

 

ACS y la industria tecnológica

El negocio de las telecomunicaciones no es la única rama de la industria tecnológica en la que ACS ha metido baza. La compañía, que concluyó los nueve primeros meses del ejercicio 2017 con una facturación de 25.758 millones de euros y un beneficio de 603 millones de  euros, opera con diferentes empresas en el ámbito tecnológico y de las comunicaciones.

 

Entre sus empresas destacan el proveedor tecnológico Grupo Etra: Sice, que se centra en la integración de tecnologías y sistemas, o Maetel, especializada en ingeniería e instalación de telecomunicaciones.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...