Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

20 Jul 201902:45

h Empresa

Akiwifi: la operadora apuesta por la TV a la carta y apunta a las 40 franquicias en 2018

10 May 2018 — 05:00
Daniel López
Compartir
Me interesa

La empresa española está desarrollando nuevos servicios para crear una oferta convergente de servicios de telecos. Su objetivo también es ofrecer nuevas soluciones integrales a empresas y administraciones locales.

Akiwifi: el ‘partner’ de Orange apuesta por la TV a la carta y apunta a las 40 franquicias en 2018

 

De combatir la brecha digital a ofrecer servicios convergentes y contemplar una salida al extranjero. La operadora española Akiwifi, especializada en el despliegue de redes inalámbricas sobre bandas de uso común y que cuenta con clientes como Orange y AT&T, está inmersa en el desarrollo de nuevos servicios para ampliar su oferta de acceso a Internet. Sus próximos pasos son: lanzar televisión a la carta y crecer en su reciente negocio de telefonía móvil.

 

Javier García, director de desarrollo de Akiwifi, ha asegurado a Kippel01 que el servicio de TV, que está en fase de pruebas, contendrá todos los canales de la TDT, incluyendo las cadenas autonómicas y locales, canales extranjeros y aplicaciones como Netflix, HBO o Amazon Prime Video. “Lo que pretendemos es integrar todo y ofrecer plataformas bajo demanda como una commodity para enriquecer la oferta”, ha indicado.

 

Para desarrollar el decodificador, Akiwifi se ha asociado con Britel, una compañía especializada en la distribución de canales de televisión en España y Latinoamérica. El servicio de TV a la carta se integrará en una oferta convergente en la que también estarán disponibles sus servicios de Internet y los de telefonía móvil.

 

 

 

 

La compañía comenzó a ofrecer servicios de telefonía móvil a finales de 2017. Para competir en esta área, la empresa, que actúa como operadora móvil virtual (OMV), apuesta por ofrecer “un valor añadido”, ha señalado García. Por ejemplo, ofrece una tarjeta móvil de backup por si se cae la conexión principal.

 

En cuanto a la estrategia de internacionalización, las previsiones de la compañía apuntan a que los primeros pasos en este sentido se darán este mismo año, teniendo como objetivo inicial países de su entorno más próximo. “El objetivo es Portugal por geografía e idioma -ha indicado el directivo- en la medida que haya oportunidades allí, es hacia donde apuntaremos”.

 

Mientras tanto, Akiwifi continúa expandiéndose en España y prevé finalizar el año con un mínimo de cuarenta franquicias. La compañía trabaja con un modelo de red de socios franquiciados desde su fundación en 2012. Actualmente, la empresa está compuesta por cuatro centros propios y 31 franquicias distribuidas por toda España.

 

 

 

 

Su plantilla está integrada por 102 personas, 47 de las cuales desarrollan su actividad en la matriz del grupo (Nostravant), situada en Castellón, y otros 55 lo hacen como socios locales franquiciados. Los ingresos de Akiwifi se situaron en 2,7 millones de euros en 2017, una cifra que la empresa pretende incrementar hasta los tres millones de euros este año.


El factor diferencial de Akiwifi está en que presta servicios de acceso a Internet y telefonía en lugares donde los operadores tradicionales no llegan, contribuyendo de esta manera a eliminar la brecha digital existente en muchas zonas, sobre todo rurales. En áreas con mayor competencia, la compañía ofrece soluciones tanto al segmento residencial como a empresas y profesionales.

 

“Hoy por hoy, se hacen muchos despliegues de fibra pero hay muchas zonas en las que los servicios de telecos son deficitarios”, ha opinado el director de desarrollo de Akiwifi. La empresa, que cuenta con su sede en Castellón, apuesta por unos despliegues más económicos.

 

 

 

 

En ese aspecto, Akiwifi ofrece un servicio inalámbrico que le permite llevar a cabo “unos despliegues más rápidos y con menor coste en distancias lejanas”, según García. La compañía coloca una antena, la encara con otra y establece un enlace para ofrecer Internet, contratado a las operadoras, centros de datos y call centers.

 

La mayor parte de las franquicias opera en zonas rurales. “En los hogares de los clientes, se instala un receptor en lugar de un router ligado a un cable que viene de la calle”, ha explicado el directivo. Ello provoca que los números no sean comparables a la fibra que ofrecen los gigantes del sector de las telecomunicaciones. No obstante, García sostiene que la idea es ofrecer al cliente “lo justo para que pague lo justo”.

 

“Donde podríamos llevar a cabo una mayor implantación es en África, Oriente Medio, Latinoamérica, es decir, lugares donde las infraestructuras de telecomunicaciones no están todo lo desarrolladas que deberían -ha explicado García-; al no haber un grupo inversor detrás, tenemos limitaciones”.

 

 

 

 

El director de desarrollo de Akiwifi ha asegurado que, de cara a los próximos meses, el objetivo pasa por cerrar acuerdos con partners para ofrecer “soluciones integrales” a empresas y administraciones locales. Por ejemplo, la compañía quiere apostar por los servicios basados en el Internet de las Cosas (IoT).

 

Akiwifi planea trabajar con empresas de sensores para que trabajen con sus redes de telecomunicaciones. En ese sentido, quiere ofrecer a las administraciones públicas el despliegue de dispositivos que operen en el ámbito de la videovigilancia y que puedan ser integrados y utilizados para la gestión del tráfico.

 

 

El 85% de los trabajadores de Akiwifi son socios de la compañía

La historia de Akiwifi es curiosa. El proyecto nació en 2012 después de que la operadora Awa acabase en concurso de acreedores y entrase en quiebra. “Se hicieron proyectos muy innovadores para un mercado que no existía”, ha apuntado García.

 

No obstante, un grupo de trabajadores de la compañía, entre ellos García, decidió realizar una oferta al administrador concursal para comprar la empresa. “La gente se iba a ir al paro y, por lo tanto, iban a tener la posibilidad de pedir un pago único para iniciar un negocio -ha explicado el directivo-; contamos con gente que invirtió entre 20.000 y 25.000 euros, más ahorros, y al final nos juntamos con 460.000 euros, que vino a ser el capital social de la empresa”.

 

En ese sentido, los trabajadores plantearon al juez y al acreedor que los activos de Awa dejarían de tener valor si no estaban en funcionamiento. “Además, había una cartera de clientes a los que, si se cesaban las operaciones, se les perjudicaba”, ha puntualizado García. Finalmente, llevaron a cabo el management buy out (MBO) y empezaron a operar como sociedad laboral.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...