Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

24 Jul 201900:31

h Empresa

IBM se enquista por el plan de pensiones: ‘portazo’ de CCOO tras dos años de negociaciones

22 Jun 2018 — 05:00
A. Pijuán
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

La compañía y el comité de empresa llevaban dos años intentando pactar las condiciones del nuevo plan de previsión social tras el acuerdo alcanzado en febrero de 2016. Al no llegar a ningún acuerdo, CCOO ha decidido iniciar un procedimiento de conflicto colectivo.

CCOO ‘rompe’ con IBM y pone fin a la negociación del nuevo plan de previsión social tras el pacto de 2016

 

IBM y Comisiones Obreras (CCOO) tensan las negociaciones tras dos años intentando llegar a un acuerdo sobre los términos del nuevo plan de previsión social para los trabajadores de España. El comité de empresa, liderado por representantes de CCOO Industria, ha dado por finalizado el proceso de negociación, que arrancó en febrero de 2016, y ha decidido iniciar un procedimiento de conflicto colectivo.

 

La última reunión entre los representantes de los trabajadores y de IBM SA, una de las filiales de IBM en España, se produjo el pasado 16 de mayo, según indican fuentes de CCOO Industria a Kippel01. A lo largo de estos últimos dos años, unos y otros se han reunido en más de una quincena de ocasiones para intentar dilucidar los términos del nuevo sistema de previsión social.

 

El conflicto se remonta a inicios de la década de los noventa. En ese periodo, IBM ofrecía a sus trabajadores un programa de pensiones, denominado Plan Tradicional, a los trabajadores con más de diez años de trayectoria en la empresa.

 

 

 

 

En 1993, la compañía aprobó un nuevo plan (siguiendo las directrices del grupo estadounidense) al que bautizó como Alternativo y que, a diferencia del anterior programa de prestación definida, pasaba a ser de aportación definida. IBM dio dos opciones a sus trabajadores: quedarse con el Plan Tradicional o cambiar al Alternativo. Las nuevas incorporaciones firmaron directamente el último.

 

El movimiento de IBM terminó con una demanda del comité de empresa en los juzgados porque consideraban que el nuevo plan de pensiones era menos ventajoso y, además, formaba parte de un reglamento de régimen interior que únicamente podía ser modificado o suprimido por negociación colectiva, tal y como reconoció el Tribunal Supremo en su sentencia de noviembre de 2013.

 

Tras el intento de varias apelaciones por parte de IBM, la Audiencia Nacional dictaminó en marzo de 2015 que la empresa tenía que restituir el Plan Tradicional, lo que suponía un coste superior a 200 millones de euros para la compañía. Ese mismo año, la filial española del gigante estadounidense anunció un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaba 137 empleados y una reducción del 10% en los salarios de la plantilla en el marco de la reestructuración global que estaba llevando a cabo.

 

En febrero de 2016, IBM y el comité de empresa llegaron a un acuerdo: se mantenía el Plan Tradicional, no se producían los despidos y la rebaja salarial pasaba del 10% al 7,8% del sueldo fijo. Asimismo, el acuerdo incluía la posibilidad de adherirse a un nuevo programa de contribución definitiva, que permitiría a los empleados cobrar el 100% del salario que tenían antes de la rebaja.

 

 

 

 

Y es precisamente este último detalle el que está sobre la mesa de negociaciones desde hace dos años. En la actualidad, los trabajadores que se incorporan a la compañía tienen una cláusula en el contrato que especifica que podrán acogerse a este plan cuando la compañía y los representantes laborales alcancen un acuerdo.

 

Desde el comité de empresa aseguran que IBM es una empresa donde las relaciones laborales se respetan (es una de las pocas empresas tecnológicas con un plan de este tipo) y donde los salarios son bastante elevados, lo que añade complejidad al conflicto. Los representantes sindicales han puesto sobre la mesa una serie de propuestas que, aseguran, incluyen un plan de contención de costes y no ponen en riesgo la viabilidad de la empresa. 

 

Desde IBM lamentan la decisión del comité de empresa y consideran que “la negociación es el único camino para alcanzar una solución que beneficie a todas las partes, mantenemos nuestra voluntad negociadora con el comité de empresa”, según han explicado a Kippel01 desde el grupo.

 

De ahora en adelante, los representantes sindicales tantearán diferentes opciones para conseguir llegar a un acuerdo. Desde CCOO no descartan poner la situación en manos de los mediadores y de los tribunales si es necesario.

 

Al igual que HP o Ericsson, la tecnológica lleva varios años inmersa en un proceso de transformación para convertirse en una empresa de inteligencia artificial en plataforma cloud. La compañía estadounidense estableció su filial en España hace 91 años y, según las últimas cuentas individuales disponibles en el Registro Mercantil, IBM SA concluyó el ejercicio 2016 con 1.120 empleados y 573 millones de ingresos (una reducción del 12,25%).

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

1 comentarios
IBMER
24 May 2019 — 02:55
Lo de "empresa de inteligencia artificial en plataforma cloud" es el nombre bonito para despedir a los empleados, los que quedan trabajen el doble o el triple y cuando ya no puedan hacer más subcontratar a precio de ganga esa prestación de servicios.
...