Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

17 Nov 201900:25

h Empresa

MWC 2018: caída y ascenso de los pesos pesados de la industria móvil

12 Feb 2018 — 04:51
Daniel López
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

Samsung, Huawei y Sony reafirman su presencia en el certamen, mientras históricos como Nokia, Motorola y Blackberry tratan de recuperar su lugar. También habrá espacio para los debutantes asiáticos, como el fabricante chino Xiaomi.

MWC 2018: caída y ascenso de los pesos pesados de la industria móvil

 

La industria móvil se revuelve. Algunos colosos, antes referentes del sector, han ido disminuyendo su poder e influencia en pro de nuevos aspirantes a ocupar la primera línea. En el Mobile World Congress 2018 (MWC) se darán cita los pesos pesados de la industria móvil; los veteranos y los no tanto, los que cayeron y los que ascendieron.

 

Uno de ellos será Nokia, en su día líder mundial en la fabricación de teléfonos móviles, y que fue perdiendo relevancia hasta verse superado por los competidores asiáticos, que en la segunda década de siglo irrumpieron en la sala del trono y reclamaron su lugar en el mercado.

 

Atrás quedaron los tiempos en los que el fabricante finlandés sacaba pecho con el Nokia 8800 en 2006, al igual que Motorola con el Razr V3x, considerados el mejor teléfono de la feria y el mejor teléfono 3G, respectivamente. Una década después, Nokia perdió 1.473 millones de euros en el ejercicio 2017, casi el doble que un año antes.

 

 

 

 

Motorola, por otro lado, se escindió en dos, siendo Motorola Mobility la encargada de la fabricación de teléfonos móviles. Esta fue adquirida por Google en 2011 por 12.500 millones de dólares (10.239 millones de euros), pero la relación no cuajó, por lo que el gigante de Mountain View vendió la empresa en 2014 a Lenovo por 2.910 millones de dólares (2.384 millones de euros); eso sí, conservando las patentes.

 

Blackberry ha sido otro fabricante que ha perdido relevancia en la industria y presencia en el MWC. La compañía canadiense no quiso renunciar a su característico teclado físico aun cuando el formato táctil parecía haber copado casi la totalidad de la oferta y la demanda en el mercado móvil internacional. La empresa, tras varios años de incertidumbre, delegó la fabricación de sus teléfonos a la tecnológica china TLC, que también construye los dispositivos de la marca Alcatel.

 

Nuevamente China. El país asiático ha cobrado una importancia capital en el nuevo ecosistema móvil. Xiaomi, por ejemplo, es un fabricante de smartphones chino que pretende irrumpir con fuerza en la feria. La empresa abrió el pasado noviembre sus dos primeras tiendas en Madrid para estrenar su negocio en el mercado europeo. Este año se estrenará como uno de los grandes debutantes, quizá no por todo lo alto, puesto que probablemente no presentará sus topes de gama, el Mi7 y el Mi7 Plus.

 

 

 

 

En ese sentido, destacará la presencia de Samsung, uno de los grandes triunfadores generacionales. Antes de la llegada de los smartphones, el gigante surcoreano era uno de los fabricantes punteros en telefonía móvil, un rol que mantiene en la actualidad. Gran parte del público que asistirá al evento se encuentra a la espera de la presentación del Samsung Galaxy S9, primera espada de la compañía y que, presumiblemente, será uno de los gama alta más codiciados del mercado durante el próximo año. No es algo que todos puedan decir.

 

También asistirá Huawei, que ha irrumpido en los últimos años como uno de los fabricantes de smartphones más destacados, especialmente en el área de la gama media. Pese a que no se espera la presentación de ningún buque insignia para el certamen de 2018, la empresa china se ha situado en el panorama como uno de los actores protagonistas.

 

El de Huawei es un caso precisamente de ascenso. La empresa de Shenzhen se coronó en 2017 como el mayor peso pesado en el MWC tras la presentación de sus dos mayores bazas para el mercado de alta gama de smartphones: el P9 y el Mate 9. Samsung ya había allanado el camino para ello, puesto que optó por no presentar su entonces punta de lanza, el Galaxy S8, que prefirió mostrar por primera vez al mundo en un evento propio en primavera.

 

Sony es otro de los grandes grupos tecnológicos que no ha perdido la forma en la última década. Bien es cierto que no causa el mismo impacto que cuando presentaba los Sony Ericsson en los primeros certámenes en Barcelona, pero lo que está claro es que logró mantener un tipo que, en cambio, Nokia, Motorola y Blackberry perdieron.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...