Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

08 Dic 201912:46

h Empresa

¿Por qué Microsoft está en estado de gracia? El ‘cloud’ tiene gran parte de la culpa

10 Dic 2018 — 04:57
Daniel López
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

La compañía de Redmond atraviesa un periodo de dulce tras elevar sus ingresos un 14,3% en el ejercicio 2018 y disputarle el trono a Apple en bolsa. La empresa saca pecho de la nube como motor de su negocio desde hace varios trimestres.

¿Por qué Microsoft está en estado de gracia? El ‘cloud’ tiene gran parte de la culpa

 

Microsoft es una tecnológica histórica, una de las que lleva casi toda su vida en el olimpo. Su sistema operativo Windows está presente en la gran mayoría de ordenadores del mundo y su paquete Office es de sobras conocido por cualquier usuario. Hace años que la compañía se codea con Apple, Amazon, Google y Facebook, siendo uno de los representantes de la primera oleada tecnológica, pero lo cierto es que el grupo no destacaba demasiado entre ellos. La situación, no obstante, está cambiando y gran parte del porqué está en el cloud.

 

En la última jornada bursátil de noviembre, Microsoft logró batir la capitalización de Apple y se situó como la empresa más valiosa del mundo. La compañía que fundó Bill Gates alcanzó un valor de 851.200 millones de dólares (748.658 millones de euros), por delante de los 847.400 millones de dólares (745.316 millones de euros) del grupo de la manzana mordida, según datos del Nasdaq, donde cotizan ambas empresas. Era la primera vez que Microsoft rebasaba a Apple desde que esta última le dejara atrás hace ocho años.

 

Microsoft ha dejado claro que su rol aún es excelso. La tecnológica de Redmond ostenta ahora una capitalización bursátil de 783.800 millones de dólares (688.426 millones de euros), mientras que Apple vale 755.860 millones de dólares (663.885 millones de euros), según los datos de la última sesión en bolsa. Los inversores mantienen su atención en los mercados a la espera de que el duelo tenga un vencedor claro.

 

 

 

 

A su situación en bolsa se suma una salud financiera notable. Microsoft elevó un 14,3% sus ingresos en el ejercicio 2018 (que finaliza en junio), hasta 110.360 millones de dólares (94.899 millones de euros). Por su parte, el impacto de las provisiones fiscales extraordinarias relacionadas con la reforma de Estados Unidos afectó a las ganancias, que se redujeron en un 35%, hasta 16.751 millones de dólares (14.250 millones de euros).

 

El negocio de Azure, la plataforma cloud de Microsoft, creció un 91% en el último ejercicio. Este se incluye dentro de la partida de servidores y servicios en la nube de la empresa, que creció un 21% en el año fiscal 2018, hasta 26.129 millones de dólares (22.981 millones de euros). Son varios los analistas que argumentan que aquí radica el fuerte de Microsoft: atiende a la demanda empresarial que invierte en cloud computing y software, y no tanto a los consumidores.

 

Precisamente este es uno de los modelos de negocio que más peso está ganando entre los gigantes tecnológicos. Que le pregunten a Amazon, cuya partida de ingresos que más creció en los nueve primeros meses del año fue la de Amazon Web Services (AWS), concretamente un 47%, hasta 18.225 millones de dólares (15.996 millones de euros). La evolución del negocio cloud de Microsoft es mucho más positiva tras registrar un crecimiento superior al 90% en los dos últimos ejercicios.

 

 

 

 

Además del cloud, Windows y sus servicios corporativos, Microsoft también crece en el ámbito de los videojuegos. Se trata de un área clave para el grupo: es la cuarta que más peso tiene en su partida de ingresos, con 10.353 millones de dólares (8.872 millones de euros) en el ejercicio 2018, un 14% más que un año antes.

 

Las cifras reflejan un estado saludable en el área de gaming de Microsoft, que está apostando por servicios como Xbox Game Pass (su Netflix de videojuegos) y por la adquisición de nuevos estudios para seducir al usuario. El grupo cuenta ahora con un total de trece empresas de desarrollo en propiedad después de adquirir durante este año seis y haber creado una. Son varios los frentes abiertos en Redmond que apuntan a una buena salud financiera en el futuro, y parece que eso se lo está trasladando con éxito a los inversores.

 

Además, Microsoft ya ha dado signos de que en el ejercicio 2019 va a por más. En el primer trimestre, comprendido entre julio y septiembre, la compañía registró un beneficio de 8.824 millones de dólares (7.725 millones de euros), lo que se traduce en un aumento del 34% respecto al mismo tramo del año anterior. En paralelo, la empresa logró facturar un 19% más, hasta 29.084 millones de dólares (25.463 millones de euros).

 

 

 

 

En este periodo, Microsoft se apoyó en su segmento de computación en la nube para crecer. El negocio cloud generó un 76% más de ingresos que en el primer trimestre del ejercicio precedente, siendo uno de los principales motores de la empresa en el arranque del año fiscal. Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, lo dejó claro entonces: la compañía ha iniciado el presente ejercicio “con buen pie”.

 

 

Apple, Google y Facebook preocupan a los mercados

Mientras que Microsoft da signos de fortaleza en los mercados gracias a su abanico de negocios para empresas, otros colosos de la industria tecnológica comienzan a dar síntomas de cierta flaqueza. Apple, por ejemplo, ha enfriado a los inversores después de alcanzar el hito del billón en bolsa en agosto debido a los recortes de los pedidos de producción en las últimas semanas para sus iPhone más recientes. La baja demanda de los iPhone XS, XS Max y XR no ha sido plato de buen gusto.

 

Tampoco lo han sido los polémicos casos que afrontan tanto Google como Facebook en todo el mundo. A la empresa controlada por Alphabet le azota la sanción de Bruselas por abuso de posición dominante en el mercado a través de Android y Facebook pelea por dejar atrás la polémica de las filtraciones de datos y la proliferación de las fake news. El primero se ha resentido un 1% en bolsa en lo que va de año, mientras que el segundo se ha dejado un 24% en el parqué en el mismo periodo.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...