Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

13 Dic 201901:10

h Entorno

De distribuidores a productores: el ‘juego de tronos’ por el contenido propio

04 Sep 2017 — 04:57
Daniel López
Compartir
Me interesa

Los pesos pesados del entretenimiento digital se enzarzan en una guerra por fidelizar a la audiencia en sus respectivas plataformas. Para ello, las empresas de ‘streaming’ gastan cada vez más en títulos propios como House of Cards, Westworld o The Path.

De distribuidores a productores: el ‘juego de tronos’ por el contenido propio

 

Las grandes plataformas de contenidos online se han asentado, ya no sólo como la televisión del futuro, sino la del presente. De distribuir contenidos de terceros, estas empresas han virado el rumbo hacia la producción de contenidos de sello propio como parte del plan para seducir al nuevo consumidor digital. Empresas como HBO, Netflix, Amazon, Hulu, e incluso Apple, ponen millonadas encima de la mesa para lograrlo.

 

En este ‘juego’ por conquistar el ‘trono’ del entretenimiento online, las grandes plataformas han ido dejando atrás cada vez más su condición de distribuidores para pasar a ser productores. ¿Quiénes son los grandes actores de esta batalla?

 

HBO

Pese a su enorme biblioteca de contenidos, HBO se ha visto obligada a apostar aún más por sus producciones propias para aspirar a entronarse en el ámbito del streaming. El coloso de la televisión por cable es el único capaz de mirar a los ojos a Netflix pero, para ello, ha tenido que rascarse el bolsillo. La consultora Morgan Stanley estimó que HBO se gastó 1.800 millones de dólares (1.500 millones de euros) en contenido original en 2016, cifra que se ha visto incrementada en un 39% en 2017 en 2.500 millones de dólares (2.100 millones de euros), según The Economist.

 

 

El éxito de las series propias de HBO está en un momento dulce con producciones como Westworld, Taboo, Six o Juego de Tronos. Esta última está considerado el show estrella de la compañía y una de las series más caras de la historia. La sexta temporada de Juego de Tronos, emitida en 2016, supuso una inversión de diez millones de dólares (8,4 millones de euros) por episodio.

 

Con el objetivo de seguir ampliando su cartelera, HBO se alió con la cadena británica Sky el pasado abril, en un acuerdo de 250 millones de dólares (210 millones de euros) para cofinanciar el desarrollo y producción de nuevas series. Ambas empresas tienen previsto distribuir sus nuevos proyectos a nivel internacional.

 

Netflix

Un claro ejemplo del cambio de distribuidora a productora. Netflix fue fundada en 1997 por Reed Hastings y Marc Randolph como un videoclub online o por correo postal, sólo disponible en Estados Unidos. El alquiler de películas y series quedó atrás ante la llegada del streaming. Una revolución para la plataforma, que cambió por completo su servicio y se lanzó de lleno a la producción propia en 2013.

 

 

Netflix planea gastarse 6.000 millones de dólares (5.000 millones de euros) en contenido original en 2017, el mismo gasto que ya asumió el año anterior, y la cifra seguirá creciendo “mucho” en el futuro, aseguró Hastings a la Cnbc el pasado mayo. Una generosa parte de esa inversión se la llevó su serie más cara hasta la fecha: The Crown, cuya primera temporada costó 130 millones de dólares (109 millones de euros).

 

Por otro lado, estas millonarias inversiones no siempre cuajan; un riesgo que Netflix ha estado dispuesto a asumir. Sense 8 se puede considerar uno de los grandes fracasos más recientes de la empresa, ya que no renovará para una tercera temporada tras dos entregas con un coste de 108 millones de dólares (91 millones de euros) cada una.

 

The Get Down supuso otra piedra en el camino: fue cancelada a mitad de su primera temporada y la factura ronda los 120 millones de dólares (101 millones de euros). Marco Polo es otro caso del estilo, ya que se le dio carpetazo al cabo de dos temporadas, de 90 millones de dólares (76 millones de euros) cada una.

 

Amazon Prime Video

En la carrera por el éxito del streaming y ante el crecimiento de HBO y Netflix, Amazon lanzaba internacionalmente su servicio de contenidos digitales en diciembre de 2016, aunque de forma limitada respecto a sus competidores. El catálogo de Prime Video era escaso, algo que sólo podía solucionarse con una mayor inversión. Para ello, la empresa estadounidense invertirá este año 4.500 millones de dólares (3.796 millones de euros) en contenido, tanto original como licenciado, según la firma de análisis JP Morgan.

 

 

La idea de Prime Video es nutrirse de contenidos originales para hacer frente al resto de servicios rivales. Series propias como TransparentMozart in the JungleThe Man in the High Castle o Hand of God son sus ejemplos más exitosos.

 

Además de las series, la compañía también ha apostado por la producción de películas propias, terreno donde le ha ido ‘de cine’. Amazon destacó en los Oscar de este año al llevarse tres galardones: el de mejor actor con Casey Affleck y mejor guión, ambos por la película Manchester by the Sea, y el tercero por mejor película extranjera con The Salesman.

 

Además de su cartelera, en Amazon quieren convencer al público con el precio. Prime Video es gratis para los usuarios que tengan contratado el premium de la compañía, que cuesta 19,95 euros al año. En este sentido, el precio es menor que los de plataformas más asentadas como Netflix y HBO.

 

 

 

Hulu

Hulu se ha convertido en otra plataforma de contenidos digitales que quiere llevarse su trozo de tarta. Para ello, la compañía, que no opera en España, no ha reparado en gastos: registró un aumento de sus pérdidas del 81% durante el primer semestre de 2017, concretamente 353 millones de dólares (297 millones de euros) según la firma Btig Research.

 

El gasto económico de la plataforma, propiedad de Disney, 21st Century Fox, Comcast y Time Warner, se excusa en la producción de series con el sello Hulu, como The Handsmaid’s TaleThe Path 11.22.63, como parte de su estrategia para plantar cara a los pesos pesados del sector.

 

Por esta razón, la empresa arrastra pérdidas desde hace dos años. En los primeros seis meses de 2015, Hulu tuvo pérdidas de 72 millones de dólares (61 millones de euros) y la cifra aumentó en 2016, registrando 194 millones de dólares (163 millones de euros) menos durante el primer semestre.

 

 

Fundada en 2007, Hulu nació con la premisa de transmitir contenido de cadenas de televisión en ordenadores. No obstante, el servicio evolucionó y viró de la distribución a la producción para poder estar al día. Debido a su estrecha relación con las cadenas, la plataforma ofrece más programación televisiva que cualquier otro servicio de streaming, así como un buen abanico de películas gracias al número de estudios de cine asociados. La guerra, sin embargo, se disputa en el ámbito de los shows propios.

 

Apple

Apple no se ha querido quedar atrás en la nueva ola de los contenidos por streaming. La empresa de Cupertino quiere poner en marcha una plataforma similar a Netflix, contando con producciones propias, y para ello prepara una inversión de 1.000 millones de dólares en 2017, según The Wall Street Journal.

 

La compañía estadounidense se ha fijado el objetivo de crear un catálogo de diez series de televisión y programas a lo largo del año en curso. Para afrontar este reto, Apple ha reforzado su equipo de contenido con dos directivos procedentes de Sony Pictures, Jamie Erlicht y Zack Van Amburg, quienes se encargarán de desarrollar la nueva estrategia del grupo.

 

La compañía quiere entrar en el sector de los contenidos audiovisuales como un elefante en una cacharrería. Su intención es convertirse en uno de los pesos pesados del streaming nada más llegar para compensar su tardanza. El pasado junio, el gigante tecnológico publicó Planet of the Apps, un programa propio sobre aplicaciones lanzado en Apple Music. 

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...