Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

23 Ago 201904:03

h Empresa

Vodafone mueve ficha: pacto con MásMóvil para recuperarse de más de 30.600 bajas

07 Sep 2018 — 05:00
A. Pijuán
Compartir
Me interesa

Alrededor de 30.600 clientes de banda ancha fija se despidieron de la operadora británica en agosto. Ahora, la empresa acaba de cerrar un acuerdo con MásMóvil para compartir redes de fibra en casi dos millones de unidades inmobiliarias.

Vodafone mueve ficha: pacto con MásMóvil para recuperarse de más de 30.600 bajas

 

Vodafone y MásMóvil, MásMóvil y Vodafone, y un objetivo común: ganar clientes de fibra óptica. Ambas compañías anunciaron ayer el cierre de un acuerdo por el que compartirán redes de fibra en casi dos millones de unidades inmobiliarias (referido a hogares, oficinas y locales).  Se trata de un acuerdo a largo plazo, de hasta 34 años, que según han reconocido desde ambos grupos supondrá un pequeño balón de oxígeno a su esfuerzo inversor.

 

“Este acuerdo contribuye a optimizar y racionalizar el uso de las redes de fibra en España”, aseguraba Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone en España. Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil, por su parte, definía el acuerdo como una estrategia para “mejorar la posición competitiva y la futura rentabilidad del Grupo MásMóvil en el ámbito de la fibra óptica al aumentar a corto plazo su huella propia de Ftth”.

 

¿Por qué necesita un acuerdo de este tipo Vodafone? En marzo, la teleco selló una alianza estratégica con Telefónica que le permitía acceder a toda su planta de fibra en las zonas no reguladas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (Cnmc) y a una área “significativa” de esta red en las zonas reguladas. A cierre de junio, además, aseguraba que ofrecía servicios de banda ancha fija a 20,9 millones de unidades inmobiliarias, 10,3 millones de las cuales correspondían a despliegues propios o compartidos.

 

 

 

 

“Vodafone necesita moverse rápido porque está perdiendo conexiones de Internet y móviles”, explica Javier García, director de desarrollo de negocio de Akiwifi, operadora especializada en el despliegue de redes inalámbricas sobre bandas de uso común con tecnología wifi/wimax.

 

El operador británico no está pasando por su momento en el país: sólo en agosto, el grupo vio como alrededor de 30.600 líneas de banda ancha fija y 94.100 líneas móviles pasaban a engrosar las carteras del resto de operadores en España, según los datos adelantados por AdslZone.

 

La teleco lleva otras cargas en la espalda. La renuncia a los derechos de El Partidazo y la Champions League, la intensa guerra comercial de las operadoras de telecomunicaciones, la necesidad de rentabilizar las inversiones en fibra previas a su histórico acuerdo con Telefónica y la imperiosidad de detener la sangría de clientes en el mercado español ha sido la antesala del pacto entre Vodafone y MásMóvil.

 

 

 

 

La rentabilidad también juega un papel importante en esta ecuación. “La fibra tiene muchas ventajas a escala técnica pero es necesario cablear barrios y ciudades, lo que conlleva un elevado coste, y confiar en que la campaña comercial haga efecto”, indica el experto.

 

Históricamente, las inversiones en fibra óptica de las operadoras de telecomunicaciones han sido muy elevadas, tanto por su despliegue (como en el caso de Telefónica) como por las operaciones corporativas (adquisición de Jazztel y Ono). La red de fibra óptica de España, de hecho, es la mayor de Europa. Pero el reto reside en rentabilizar esta inversión.

 

La operación de ayer, explica García, permite a ambos operadores reducir su inversión de forma significativa pero aumentar sus posibilidades de captar clientes. “Se trata de un precio cerrado en ambas direcciones, cada uno (Vodafone y MásMóvil) invierten la mitad y luego se la juegan a su capacidad de atraer clientes”, indica.

 

El movimiento de Vodafone, por otro lado, da alas a MásMóvil, que encadena muchos meses consecutivos liderando la captación de clientes en España y que cerrará 2018 con 5,4 millones de unidades inmobiliarias. “Es un extraño compañero de pareja, sí, pero las telecos en este país estarán cada vez más obligadas a colaborar, los márgenes son cada vez más estrechos y las tarifas cada vez más bajas -concluye el directivo-; el retorno de la inversión se está yendo muy a largo plazo y la rentabilidad hay que sacarla en la optimización de operaciones”.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...