Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

04 Mar 202122:16

h Entorno

China y EEUU: alianza necesaria para el ‘apogeo’ tecnológico

12 Feb 2018 — 04:57
Daniel López
Compartir
Me interesa

El mercado chino continuará creciendo este año, con inversiones muy destacadas en negocios basados en la Red, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas. Mientras, el Gobierno local continuará ejerciendo un control de supervisión sobre los actores online.

China y EEUU: alianza necesaria para el ‘apogeo’ tecnológico

 

China inicia un año cargado de expectativas para su parque empresarial. El país asiático acaba de cerrar un año repleto de hitos por parte de sus compañías y todo apunta a que los récords alcanzados hasta la fecha se romperán durante los próximos meses. Tanto los grandes grupos como los unicornios han irrumpido en un mercado que crece a pasos agigantados y que en 2017 se expandió a lo largo y ancho del mundo. Estados Unidos ya ha sentido vibrar el suelo ante la llegada del gigante asiático.

 

La pugna entre ambos países fue clara en el último año y ninguno tendió precisamente la mano a las tecnológicas del otro. Este duelo se intensificará en 2018 por parte de China, debido al ímpetu que tomará su negocio digital. Así lo señala el estudio What can we expect in China in 2018? elaborado por McKinsey&Company, que destaca los negocios basados en la Red, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas como los grandes puntos de apoyo sobre los que se cimentará el crecimiento del sector tecnológico del país.

 

Por tanto, será crucial el acercamiento entre Estados Unidos y China, puesto que “muchos inversores chinos simplemente suponen que no podrían obtener la aprobación para invertir en Estados Unidos y, por lo tanto, no intentarán hacerlo”, apunta McKinsey&Company. La clave pasará por evitar que las relaciones entre ambos gigantes se deterioren significativamente.

 

 

 

 

La mayoría del parque empresarial chino está muy concentrado localmente, por lo que “están impacientes por escalar en otros lugares”, según el informe. En ese aspecto, varios inversores que cuentan con negocios en el extranjero optan por invertir en proyectos chinos con la idea de aprovechar el tirón que están generando los nuevos actores del país.

 

De forma similar, Brasil, Japón y Reino Unido se postulan como candidatos para acompañar a China en ese “interés creciente”, que en 2018 se verá potenciado. Y es que el alcance internacional de las compañías tecnológicas no deja de crecer, a menudo llamando la atención de inversiones minoritarias, “demasiado pequeñas como para aparecer en las estadísticas nacionales”, según la consultora, pero que permitieron a las empresas chinas acceder a tecnología innovadora y a modelos comerciales de escala.

 

En 2018, se prestará mucha más atención a las inversiones globales en estas empresas, especialmente en aquellas de tamaño mediano, y que se dedican sobre todo a la informática y a la inteligencia artificial, de acuerdo con el estudio.

 

 

 

 

La limitación de la libertad en Internet fue en 2017 uno de los puntos más polémicos para las empresas del sector a la hora de operar en China. No sólo para las compañías extranjeras: Tencent, Alibaba o Baidu se vieron obligados a ceder ante la presión del Estado chino sobre los contenidos online y que ha obligado a numerosos actores tecnológicos a cerrar plataformas, realizar despidos y a cerrar cientos de cuentas. También en el sector ecommerce, empresas tan destacadas como Alibaba se han visto presionadas por la regulación china.

 

Es precisamente el gran crecimiento que han vivido los gigantes de la industria tecnológica lo que ha llevado a China a incrementar su control sobre estos, indica el estudio. Por ejemplo, la creación de herramientas de pago online, como Alipay o Huawei Pay, han convulsionado los hábitos de los consumidores hasta el punto que, según McKinsey&Company, el efectivo se quedará obsoleto para 2020.

 

En ese sentido, China tiene la oportunidad de asumir esta evolución como una oportunidad para “controlar más fácilmente” los flujos financieros. Legalmente, el Gobierno chino impuso la obligación de que todos los usuarios registrados en Internet pusieran su nombre y sus datos reales, de forma que el anonimato fuese suprimido por completo de la Red. En ese aspecto, el país asiático continuará llevando a cabo en 2018 una supervisión online muy similar a la que ha realizado hasta la fecha.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...