Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

El diario del negocio digital y las tecnologías del futuro

26 Ago 201904:24

h Entorno

2017, el año en que Netflix se ‘tumbó’ en el sofá español

20 Dic 2017 — 04:46
Daniel López
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

La empresa estadounidense pasó de ostentar un 1,8% de cuota en el mercado español a un 7,3% en un año. Su modelo inspiró este año tanto a empresas de entretenimiento como a ajenas a apostar por la creación de un servicio de vídeo on demand de sello propio.

2017, el año en que Netflix se ‘tumbó’ en el sofá español

 

Netflix ha marcado un antes y un después en la forma de consumir entretenimiento. La empresa estadounidense ha sido la que mejor ha sabido adaptarse a los hábitos del nuevo consumidor digital. Prueba de ello son los más de 110 millones de usuarios que ostenta la plataforma a lo largo y ancho del mundo. A su estela, HBO, Amazon, Hulu, Sky e, incluso, Apple pusieron millonadas encima de la mesa en 2017 para ganar el juego de tronos de la nueva televisión.

 

En España, la plataforma de streaming consiguió estar presente en el 7,3% de las viviendas con acceso a Internet en 2017, según se desprende de los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (Cnmc) relativos al segundo trimestre. Se trata de un avance relevante teniendo en cuenta que la compañía estaba presente en el 1,8% de los hogares en el segundo trimestre de 2016; poco más de medio año después de aterrizar en el país. Para el último trimestre de 2016, el grupo había incrementado esta cuota hasta el 3,4%, según el Panel de Hogares.

 

A ritmo muy similar crecieron los usuarios registrados en Movistar+. El servicio de Telefónica estuvo operativo en el 12,6% de las viviendas del país, duplicando la cuota en relación al último trimestre de 2016, cuando el 7,6% de los hogares apostaban por esta plataforma para visualizar contenidos online. Con un camino más largo por recorrer se situaron HBO y Amazon Prime Video. Los rivales estadounidenses de Netflix alcanzaron una cuota del 2,6% y del 1,1%, respectivamente.

 

 

 

 

Por su parte, BeIN Connect y TotalChannel, propiedad de Mediapro, pasaron de estar presentes en el 0,2% de hogares en el último trimestre de 2016 al 1,2% en el segundo trimestre de 2017. Mientras, Wuaki, actualmente Rakuten.tv, perdió peso en el sector audiovisual español. Sólo un un 0,8% de los hogares con acceso a Internet en España contrataron sus servicios en el segundo trimestre de 2017, frente al 1,3% que lo hizo a finales de 2016.

 

El 77,5% de los usuarios afirmaron no utilizar este tipo de servicios, lo que demuestra que las plataformas de pago de contenido en streaming aún están lejos de conquistar el mercado español, pese a estar ganando posiciones en el país. Además, esa cuota descendió desde el 89,3% en sólo un año. En ese sentido, Netflix abanderó en 2017 la nueva forma de consumir contenidos a la carta.

 

 

Cuando todos querían ser Netflix

Fundada en 1997 por Reed Hastings y Marc Randolph como un videoclub online, Netflix comenzó su negocio como un distribuidor de películas. Su conversión a plataforma de vídeo on demand trajo consigo una apuesta que catapultaría al éxito a la plataforma: la producción de contenido propio.

 

Por ello, Netflix invirtió 6.000 millones de dólares (5.000 millones de euros) en series originales en 2017, el mismo gasto que ya asumió el año anterior. Esa clase de inversión, que según aseguró Hastings el pasado mayo a la Cnbc seguirá creciendo “mucho” en el futuro, ha sentado cátedra en el terreno del entretenimiento a la carta. El dueño de Stranger Things y Narcos prevé invertir entre 7.000 millones y 8.000 millones de dólares (6.024 y 6.885 millones de euros) para continuar con sus producciones. Sin embargo, esta clase de desembolsos no son un seguro de vida.

 

Las empresas de streaming también deben asumir el riesgo que supone que semejantes inversiones millonarias no cuajen. Sense 8 se puede considerar uno de los grandes fracasos más recientes de Netflix, ya que la serie no renovará para una tercera temporada tras dos entregas con un coste de 108 millones de dólares (91 millones de euros) cada una. Lo mismo le sucedió a la compañía con The Get Down, que fue cancelada a mitad de su primera temporada y la factura ronda los 120 millones de dólares (101 millones de euros).

 

 

 

 

Pese a las inversiones millonarias que afronta la compañía cada año, el cartel de Netflix es muy rentable. La empresa obtuvo un beneficio de 373,42 millones de dólares (316,42 millones de euros) en el acumulado de los nueve primeros meses del ejercicio, el triple de lo que ganó en el mismo periodo de 2016. En cuanto a facturación, la compañía ingresó 8.407 millones de dólares (7.124 millones de euros).

 

Con estas cifras en la mano, compañías de otras industrias, como Apple, sintieron el estímulo de diversificar su negocio hacia la producción audiovisual. La tecnológica de Cupertino se volcó este año en la creación de contenido con el sello de la manzana mordida a través de una inversión de mil millones de dólares (850,86 millones de euros).

 

Asimismo, junio fue el mes en el que Apple reforzó su equipo audiovisual con dos ejecutivos procedentes de Sony Pictures Television, Jamie Erlicht y Zack Van Amburg para que dirigiesen la programación de vídeo. La empresa estadounidense, que tiene previsto mover su división de contenidos a Culver Studios, en Hollywood, planea emitir un remake de la serie de ciencia ficción Amazing Stories, del director Steven Spielberg, para dar el pistoletazo de salida de su negocio audiovisual.

 

 

 

 

Otra empresa tecnológica que decidió en 2017 diversificar su negocio hacia el streaming fue Huawei. Octubre fue el mes en que el fabricante chino firmó un acuerdo con Atresmedia para trabajar en el lanzamiento de una nueva plataforma al estilo Netflix. Este servicio se llamará Huawei Vídeo y sólo podrá visualizarse momentáneamente a través de los teléfonos móviles de la marca. El objetivo de la compañía asiática es que el servicio se estrene en el primer trimestre de 2018 en España e Italia.

 

A su vez, la empresa se alió con MásMóvil para comercializar un nuevo producto: una caja con decodificador TDT y sistema operativo Android que permite integrar aplicaciones nativas de Netflix, HBO, Amazon y Sky, entre otras, y que verá la luz el próximo año. En el caso de MásMóvil, la operadora española no tiene intención de invertir en producción propia, como actualmente hace Movistar.

 

Otra teleco seducida por el negocio del streaming en 2017 fue la estadounidense Verizon. El grupo también anunció este año que trabaja en el lanzamiento de una plataforma de contenidos digitales para la primavera de 2018. La compañía cuenta con 4,7 millones de suscriptores en su servicio tradicional de televisión de pago en Estados Unidos. La aparición de Netflix y HBO ha estacando su negocio y, para plantar cara a esta nueva competencia, la empresa estadounidense apostará por invertir en la creación de su propio servicio online.

 

En ese aspecto, empresas de toda clase se han sentido atraídas a virar sus estrategias, incluso las del sector bancario. Por ejemplo, BBVA también decidió apostar este año por diversificar su negocio hacia el entretenimiento. La estrategia del grupo pasa por convertirse en una plataforma diversa que vaya más allá de las finanzas, que incluya desde una oferta de contenidos audiovisuales hasta un servicio de ecommerce. Francisco González, presidente de BBVA, aseguró el pasado octubre que el banco se encuentra en un proceso de transformación digital con el que pretende mantener el pulso a Netflix en el segmento del streaming.

Me interesa
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@kippel01.com

 

Política de validación de los comentarios:

 

Kippel01 no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...